La industria del foodservice define gran parte de sus decisiones a través del precio y presenta además actores de gran tamaño.

El desafío de Alipsa es presentarse como un operador de valor en un juego de precio.

COMPARTELO