Sus dueños llegaron a nosotros desde Francia con una idea: abrir una brasserie en Santiago, que combinara la cocina francesa con las riquezas chilenas.

Confiaron en nosotros para tangibilizar este sueño, mediante un proyecto de branding desde adentro hacía afuera.

 

 

COMPARTELO